Archive for mayo, 2011


¿Crees que el Cajón del Maipo es hermoso y debería ser protegido?

Muchos creemos que sí, incluso el gobierno a través de iniciativas que lo han declarado como “reserva natural de biodiversidad de interés internacional”, que “presta importantes servicios ambientales a la región metropolitana”, que “forma parte del área de interés turístico y recreacional en ambientes naturales, que posibilita la educación ambiental y potencial científico, riqueza cultural y arqueológica” y además que “permitirá acreditar el cumplimiento de los Tratados de Libre Comercio y materializar requisitos de cooperación internacional” (fuente: decreto 78 del Ministerio de Minería publicado el 21 de marzo de 2006). También la Comisión Regional de Medio Ambiente creó un plan llamado “Plan de Acción Santiago Andino” el cual pretende proteger y cuidar nuestra cordillera. Sólo estos dos ejemplos indican que existe un real compromiso por parte del Estado en proteger y cuidar el Cajón del Maipo.

Pero a pesar de lo expuesto, lamentablemente el afán por dinero y las necesidades a corto plazo al parecer hacen olvidar este tipo de compromisos que nos encauzan hacia un desarrollo sustentable en el tiempo. En estos momentos en que estás leyendo esta página se está proyectando una iniciativa de índole no minera que, de aprobarse en la Comisión Nacional de Medio Ambiente, estaría amenazando el futuro del Cajón del Maipo, el Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo (PHAM) de AES GENER. Este proyecto consiste en una central generadora de electricidad que se desea instalar en el Cajón del Maipo aprovechando parte de las instalaciones ya existentes en el sector del Alfalfal y utilizando túneles para encauzar “parte” de las aguas de los esteros Engorda, Morado, Las Lajas, río Yeso y río Colorado para generar 531 MegaWatt de potencia con una inversión de 600 millones de dólares. En resumen, es una central hidroeléctrica:

– Sin embalses.
– Con más del 90% de instalaciones subterráneas.
– Con instalaciones similares a las ya existentes en el sector del Alfalfal.
(Fuente: Sitio web Aes Gener.)

Con una descripción así el proyecto suena bien, aportaría con energía necesaria para el desarrollo del país, daría trabajo en su fase de construcción, pero …


– ¿Qué pasará con el medio ambiente en una zona muy sensible ecológicamente y protegida?

– ¿Qué impacto tendrá a la flora y fauna del sector? ¿podremos seguir viendo cóndores o los pocos pumas que quedan en la zona? ¿Será importante si les llega a suceder algo de lo que nos podamos arrepentir después?
– ¿Qué pasará con sitios arqueológicos de invaluable valor? ¿qué pasará con los accesos a la zona donde se desarrolla el 80% del montañismo en el país tanto por chilenos como por extranjeros?
– ¿Qué pasará con el turismo en el cajón, una de las pocas fuentes de trabajo a largo plazo (más de cuatro años y con gran posibilidad de desarrollo humano y social) que existen para la zona?
– ¿Realmente se respetarán los derechos de agua de terceros?¿No se secará ningún cauce en ninguna época del año y será suficiente para permitir la vida en el Cajón como la conocemos?
– ¿Es importante esforzarse para llegar a un desarrollo sustentable en el tiempo? ¿o es más importante obtener dinero como sea lo más rápido posible? ¿Qué precio se debe pagar por llegar a ser un país desarrollado y rico? ¿Estamos dispuestos a pagarlo?
– ¿Es importante la vida y la salud ecológica, física y mental?

Algunas respuestas están en las opiniones vertidas en este blog.

Senado vendió a Monsanto la semilla campesina e indígena

Con 13 votos a favor (de la derecha y uno de la Concertación), 5 en contra y 6 abstenciones, el Senado de Chile aprobó el 11 de mayo el Convenio Upov 91 que impedirá a los campesinos guardar la semilla y extenderá el tiempo de vigencia de los derechos y garantías de las transnacionales que vendan semillas híbridas y transgénicas en el país.

El senador Eugenio Tuma (Araucanía, PPD) se unió a los sepultureros de la agricultura campesina, que aportaron nichos marca UDI y RN, mientras Ximena Rincón (Maule) y Jorge Pizarro (Coquimbo), ambos del PDC junto a José Antonio Gómez (Antofagasta, PR), Alejandro Navarro (BioBio, MAS), y Jaime Quintana (Araucanía, PPD) rechazaron decididamente la iniciativa.

Ximena Rincón fundamentó su voto expresando que serán los campesinos chilenos quienes pagarán el costo de la adhesión a este convenio. Argumentó que antes de votar, debió haberse debatido la Ley sobre Derechos de Obtentores Vegetales que deroga la ley Nº 19.342 por la cual se creó en Chile el registro de especies vegetales. Mediante esa ley, el país firmó la versión anterior de este convenio, cuyos términos eran menos lesivos para la agricultura.

La protección a la que se refiere el convenio es el pago de una suerte de patente, el llamado “derecho de obtentor”, por la compra de semilla campesina registrada por las trasnacionales semilleras luego de ser manipulada genéticamente.

La votación tuvo lugar en medio de un ambiente callejero de rechazo generalizado a la aprobación del proyecto Hidroaysén que puso en relieve el carácter depredador del modelo chileno de negocios y “desarrollo”, ahora refrendado por esta nueva decisión legislativa. El Senado y el gobierno de Chile marcan inequívocamente su postura de alianza con las transnacionales y de entrega del patrimonio del país.

INDIGNACIÓN CAMPESINA E INDÍGENA

La Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Anamuri) y Terram, invitadas a expresar su opinión ante el Senado, habían mostrado ante la Comisión de Agricultura su repudio a esta iniciativa. El año 2010 en la Cámara de Diputados, Anamuri, Ranquil, los productores orgánicos, el obispo de Aysén, Rapal, la Alianza por una Mejor Calidad de Vida, Grain, Olca, y diversas organizaciones regionales y locales ya habían expuesto su rechazo a este convenio y al proyecto de ley de obtentores.

Por su parte, el mismo día de esta votación, la Red Legislativa Indígena y de Políticas Públicas exigió en carta dirigida al Presidente del Senado Guido Girardi, ser escuchada, dado que se omitió la consulta a los pueblos indígenas estipulada en el Convenio 169. La agrupación cree que “esta es la usurpación que quedaba. Ya nos quitaron la tierra, el agua, ahora nos quieren quitar los cultivos y las hierbas medicinales… El Estado roba, y luego aplica leyes antiterroristas o militarización cuando las comunidades protestan”.

Entre otras organizaciones la red incluye a la Corporación Aymara Jach-a Marka Aru, a la comunidad huilliche Pepiukelen, y a representantes del pueblo RapaNui, del Consejo Nacional Aymara, la Alianza Territorial Mapuche, a Lakutun (Región Metropolitana), a Trawun Mapuche-huilliche de Pargua y a comunidades de Tirúa sur.

Los indígenas también recordaron que “el Upov 91 ha sido resistido por indígenas de todo el mundo, pues ellos también han advertido que es una nueva forma de robo legal de plantas que hemos intervenido, cruzado y modificado a través de técnicas ancestrales y protegido en caso de peligro, sequía o monocultivo. La papa chilota continúa viva gracias a nosotros, no gracias a las transnacionales”.

VIOLACIÓN DE UN DERECHO HUMANO

La selección, mejoramiento e intercambio de semilla –trafkintu en mapudungun- es un derecho humano de los agricultores y pueblos indígenas del mundo, reconocido incluso en el Tratado de Recursos Fitogenéticos de la FAO y reivindicado por Vía Campesina y por la Cloc, la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo. De esta manera, las mujeres campesinas e indígenas y las comunidades campesinas son las verdaderas gestoras de la diversidad y riqueza genética que usurpan las cororaciones semilleras, ahora con la venia del Senado de Chile.

La Alianza por una Mejor Calidad de vida ha denunciado que este convenio privatiza la comercialización, la importación y exportación de la semilla. Sostiene Alicia Muñoz, dirigente de Anamuri: “El agricultor deberá comprar todos los años su semilla si no quiere ver confiscada su cosecha, sus cultivos y plantaciones. El convenio no garantiza que las variedades sean mejores o estén accesibles en Chile. Puede darse incluso el caso de que por razones comerciales se impida el ingreso de una determinada variedad en Chile. Para registrar una planta sólo se pide que no esté inscrita antes y que la variedad sea homogénea y estable. Mientras más homogéneas son las plantas, menos capacidad tendrán para resistir fenómenos como la sequía o el cambio climático, al contrario de lo que ocurre cuando hay biodiversidad.”

LOS AMIGOS DE MONSANTO: Senado chileno se vendió a los intereses de la Transnacional Monsanto

La iniciativa resistida por todas las organizaciones campesinas con base social, será remitida al presidente Piñera para su promulgación, según el boletín de prensa del Senado. Los votos a favor correspondieron a los senadores Carlos Cantero (Antofagasta, Independiente); a los UDI Juan Antonio Coloma y Hernán Larraín (ambos de Maule), Pablo Longueira y Jovino Novoa (ambos de RM) y Jaime Orpis (Tarapacá); y a los RN Francisco Chahuán (Valparaíso), José García, Alberto Espina (ambos de Araucanía), Carlos Kuschel (Región de Los Lagos), Carlos Larraín (Valdivia), Baldo Prokurica (Atacama), más el PPD Eugenio Tuma (Araucanía, PPD). La cómoda abstención estuvo a cargo de los PS Camilo Escalona (Los Lagos) y Juan Pablo Letelier (O’Higgins), junto a los DC Hossain Sabag (BioBio), Patricio Walker (Aysén) y Andrés Zaldívar (Maule), y Antonio Horvath (Aysén RN).

Los defensores del proyecto aludieron a los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea argumentando que Chile estaba obligado a firmar el convenio citado. El senador Alejandro Navarro, criticó estos tratados y agregó que países claves en agricultura en América del Sur como Brasil y Argentina, se han adherido sólo a UPOV ‘78 y no al ‘91. Asimismo, hizo ver que las implicancias de este convenio debieron haber sido difundidas hacia la comunidad.

Por su parte, el senador Jaime Quintana, se mostró en contra de ratificar este proyecto y explicó que “afectará a los productores agrícolas nacionales”. También criticó la ausencia del Ministro de Agricultura en la discusión en la Sala. A su juicio, “para que este convenio tenga valor, Chile debe contar con la ley de obtentores de vegetales que todavía no lo votamos; si aprobamos este proyecto de acuerdo va a ser letra muerta”.

El senador Eugenio Tuma puso una nota de humor al informar a sus colegas que él conoce a campesinos que salieron de la pobreza por construir invernaderos y pagar semillas de calidad. Sin embargo no entregó estadística alguna en respaldo de su anécdota.

¿Qué es la UPOV 91?

Es un Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales promovida por algunas corporaciones adoptado en París en 1961. Tiene por objeto la protección de las obtenciones vegetales por un derecho de propiedad intelectual, es decir, apropiarse del conocimiento milenario de los agricultores y campesinos.

El Convenio ha sido adaptado varias veces para extender los derechos de las corporaciones en perjuicio de los campesinos. La última adaptación del convenio data de 1991.

Más que proteger las semillas, se otorga a las empresas o personas el derecho de propiedad privada (obtentores) para que reclamen y registren una variedad de semilla antes no registrada para uso comercial.

UPOV Y LOBBY EMPRESARIAL

La Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, Upov, es una organización propiciada por las transnacionales comercializadoras de semillas y respaldada por los gobiernos, de la que Chile es parte. En los primeros años producían híbridos y hoy también transgénicos. Entre ellas están las empresas Monsanto –que controla más del 90% del mercado de la semilla transgénica- Syngenta, Bayer, y Dupont/Pioneer. Las ventas de semillas y plaguicidas les reportan enormes ganancias a costa de la destrucción de la agricultura campesina, remplazada por la agroindustria y los monocultivos de semillas transgénicas. El precio de los alimentos, según FAO, se encuentra actualmente en los niveles más altos de la historia.

El Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (Convenio Upov) ha sido modificado en tres oportunidades: 1972, 1978 y 1991. En Chile el exitoso lobby empresarial para que Chile, firmante de Upov 78, adhiriese a Upov 91 fue encabezado por Monsanto a través de ChileBio con el apoyo de Anpros (la asociación gremial de productores de semilla transgénica de exportación) y del Diario Financiero, virtual vocero del negocio de exportación de semilla transgénica. El Gobierno y senado chileno finalmente se rindieron a la presión adicional del Presidente Obama, cercano a Monsanto, quien traía en su agenda de visita a Chile, el tema del respeto a la propiedad intelectual.