El fotógrafo Daniel J. Cox captó este momento en la Antártica, cerca del río Larsen Riiser. Según explicó, los pingüinos se encontraban en luto por la muerte de muchas de sus crías, que perecieron por motivos que el fotógrafo no puede explicar.  En todo caso, los científicos aseguran que las mortandades de crías de animales en climas extremos no son inauditas.

En la foto superior, se ve a los pingüinos acostados sobre el hielo, postura que, asegura el fotógrafo, manifestaba evidentemente su tristeza, y parecía como si buscaran restos de sus crías en el suelo. En la fotografía inferior, se ve un Pingüino observando a las crías muertas y congeladas.

Si bien estamos seguros que los animales no pueden comunicarse verbalmente con nosotros, al ver situaciones como estas da toda la idea de que sí tienen sentimientos parecidos a los nuestros.

 

OJO CON EL VIDEO A CONTINUACION