En paralelo al tsunami en las islas Mentawai, el volcán Merapi ha entrado en erupción al sur de la isla de Java. Varios miles de las 19.000 personas que habitan sus laderas ya han sido evacuados, principalmente ancianos, mujeres y niños, según las autoridades, que han confirmado la muerte de un bebé y de que 13 adultos han resultado heridos. La erupción se ha desencadenado un día después de que se declarara el máximo nivel de alerta, un estado que se traduce en que la explosión es inminente. Desde el lunes, las autoridades han estado trabajando en la evacuación de los habitantes de la zona.

Policías y funcionarios civiles cubiertos con mascarilla blanca continúan con el traslado de personas en camiones del Ejército y furgonetas, a lugares seguros, según las imágenes de la cadena Metro TV. El Gobierno comenzó el lunes a evacuar a miles de personas para establecer un radio de seguridad de diez kilómetros en torno al cráter de la montaña.

A lo largo del fin de semana, la actividad del Merapi fue en aumento hasta superar las 500 explosiones diarias y casi 200 pequeñas erupciones de lava por jornada. El Merapi se encuentra a 26 kilómetros de la ciudad de Yogyakarta, tiene una altitud de 2.914 metros y es el que registra mayor actividad entre los volcanes que continúan activos en Indonesia, ya que como media entra en erupción cada cuatro años. En junio de 2006 perdieron la vida dos personas. Esa erupción tuvo lugar después del seísmo del 27 mayo de 2006, de magnitud 6,3 que golpeó la ciudad de Yogyakarta y sus alrededores y que se saldó con 5.800 muertos. Pero el episodio más mortífero se remonta a 1930 cuando perdieron la vida 1.300 personas.