La filtración de petróleo a poco más de tres kilómetros (dos millas) de la campana de contención colocada por BP proviene de otro pozo, informaron el martes autoridades federales.

Thad Allen, almirante retirado de la Guardia Costera designado por el gobierno para vigilar las obras de contención del derrame, dijo también que las cinco fugas dentro y alrededor del pozo de British Petroleum son más bien pequeñas y no son motivo de preocupación.

La filtración y las fugas habían creado temores de que la campana mecánica, que detiene el flujo de petróleo, estaría desplazando la presión y obligando al petróleo a irse más bajo tierra. Ello podría hacer que el lecho marino se volviera inestable y que el desastre fuera más grave y difícil de arreglar.

Allen dijo que el pozo se ve estable y amplió por un día más las pruebas que se realizan a la tapa, lo que significa que el crudo seguirá contenido al menos un día más.

La campana ha permitido ganar un poco de tiempo hasta que se coloque un tapón permanente. Ya hay trabajadores que realizan las obras para perforar un pozo auxiliar al lado del pozo descontrolado, y posiblemente la próxima semana podrían comenzar a inyectar lodo y cemento para sellar éste de forma definitiva. La técnica de sellado es más segura que taparlo con la campana.

También se considera la posibilidad de inyectar lodo y cemento a través de la misma campana para compactar el petróleo que sale de dos direcciones, agregó Allen. La idea es similar a un sello que no pudo resistir la presión del chorro, pero BP dijo que esta vez podría funcionar porque habría menos petróleo al cual oponer resistencia y éste estaría saliendo de un costado.

La filtración fue detectada el fin de semana y parecía el primer signo preocupante después de que se cerró la campana el jueves.

Allen dijo el martes que esta filtración está saliendo más bien de otro pozo. Agregó que no es extraño que haya filtraciones alrededor de los pozos abandonados y ello “nos llevó a creer que pudiéramos excluir eso como una potencial fuente de filtración del pozo en particular”.

Hay dos pozos a 3,2 kilómetros (dos millas) del pozo de BP que causó el derrame, uno está abandonado y otro no está en producción. Alrededor de 27.000 pozos en el Golfo de México carecen de vigilancia ante posibles derrames, según halló una investigación de The Associated Press realizada este mes.

Allen dijo que acompañará al vicepresidente Joe Biden en un viaje al Golfo de México el jueves. La Casa Blanca dijo que Biden visitará Theodore, Alabama para supervisar las medidas gubernamentales y de BP para responder ante el desastre y reunirse con residentes afectados.

Biden visitó la región a finales de junio.

Long reportó desde Nueva Orleáns. Los periodistas de The Associated Press David Dishneau en Nueva Orleáns, Michael Kunzelman en Kenner y Phuong Le en Orange Beach, Alabama contribuyeron con este despacho.