Los daños ocasionados por el fenómeno meteorológico fueron evaluados por el presidente Felipe Calderón, quien viajó el viernes por la tarde a la ciudad de Monterrey, y se reunió con algunos de los 7 mil damnificados registrados sólo en la zona metropolitana, acompañado por varios de sus secretarios de estado

NUEVO LEÓN

El estado de Nuevo León fue el más golpeado por Alex, según un recuento oficial preliminar de daños tras cesar las lluvias y amainar los fuertes vientos, con un saldo de siete muertos por el desborde de dos de sus principales ríos, devastación de calles y avenidas, destrucción del tendido eléctrico, del sistema de agua potable, cortes telefónicos y en el correo electrónico, además de la paralización de la actividad económica.

Los daños ocasionados por el fenómeno meteorológico fueron evaluados por el presidente Felipe Calderón, quien viajó el viernes por la tarde a la ciudad de Monterrey, y se reunió con algunos de los 7 mil damnificados registrados sólo en la zona metropolitana, acompañado por varios de sus secretarios de estado.

El presidente Calderón encabezó una reunión en la que el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz aseguró que “Monterrey está colapsada por el fenómeno meteorológico más fuerte de su historia”.

El Presidente explicó que debido a las acciones preventivas emprendidas se pudo evitar una tragedia mayor. “Vamos a salir de esta”, aseguró, por su parte, el gobernador de Nuevo León.

El gobernador Medina de la Cruz informó que los mayores daños se produjeron en la zona metropolitana de Monterrey, donde las lluvias y fuertes vientos paralizaron la actividad económica, los ríos Santa Catarina y La Silla se desbordaron, decenas de calles de zonas residenciales resultaron con severos daños y 145 mil usuarios se quedaron sin energía y 110 mil sin agua potable en los municipios de Santa Catarina y García.

El gobernador adelantó que se destinarán mil 400 millones de pesos para la reconstrucción de la infraestructura básica afectada por Alex y para ayudar a quienes perdieron sus viviendas y pertenencias, además de que se implementará un programa de empleo para labores de limpieza del área devastada.

Alex se disipa al chocar contra la sierra de Zacatecas, luego de ingresar de nueva cuenta a tierra firme en territorio mexicano en la noche del miércoles con categoría dos y desplazarse hacia San Luis Potosí, luego de arrasar la zona central de Tamaulipas y golpear con fuertes lluvias y vientos de 150 kilómetros por hora el estado de Nuevo León, en especial la zona metropolitana de Monterrey.

Situación de emergencia

La Secretaría de Gobernación decretó situación de emergencia en 21 municipios de Nuevo León afectados, incluidos el de Monterrey y conurbados en la zona metropolitana, donde se destinarán recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para cubrir las necesidades de alimentos, abrigos y salud a la población.

Debido a la magnitud de los daños, se consideró que el paso de Alex fue uno de los peores desastres en la historia de Nuevo León, con decenas de colonias inundadas, carreteras cerradas y la actividad productiva semiparalizada. La destrucción fue comparada con la del huracán Gilberto en septiembre de 1988 y de una tormenta en 1909, la cual provocó el desbordamiento del río Santa Catarina que atraviesa la zona metropolitana de Monterrey.

Un reporte preliminar de Protección Civil incluyó el derrumbe de parte del Puente Adolfo López Mateos, sobre el río Santa Catarina, que conecta a Monterrey con el municipio de Guadalupe; también se desgajó parte del cerro de Las Mitras y decenas de residencias fueron inundadas con piedras y lodo en la colonia Cumbres, además de registrarse un derrame de crudo en el municipio de Montemorelos.

El gobierno de Nuevo León implementó un operativo sanitario de emergencia para evitar brotes de dengue o cólera en las zonas afectadas, y se recomendó a la población proteger las letrinas con cal y retirar los cacharros de patios y azoteas.

Luego de ocho días de golpear territorio mexicano, Alex continúa arrojando lluvias torrenciales y generando daños en los estados de Coahuila, Sinaloa, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas.

En Coahuila, resultaron afectadas 400 casas en Saltillo y Monclova, lo que dejó unos 2 mil damnificados, así como caminos, puentes e instalaciones eléctricas, que requerirán 100 millones de pesos, según el gobernador Humberto Moreira Valdés. (Con información de Roberto Aguilar, Hilda Fernández y Yovana Gaxiola)