Las grandes olas generadas al paso del huracán Alex por las aguas del Golfo de México empujaron nuevos fragmentos de alquitrán y capas de crudo hacia el litoral noroeste de Florida, informaron ayer las autoridades.

Vehículos destruidos en una calle de Monterrey, tras el paso del huracán Alex, que se disipó en las montañas del centro de México. EFE

El Departamento de Sanidad del condado de Escambia, donde se encuentran las famosas playas de Pensacola, ampliaron sus alertas hasta las aguas del condado de Santa Rosa, en la zona turística de Panhandle, a causa de la mayor presencia de pegotes de chapapote.
Cerca del 50 por ciento de algunas zonas de la playa de esta ciudad apareció ayer cubierto de bolas de alquitrán y residuos de petróleo pero para la tarde bajó al 30 por ciento.


Víctimas y daños

Alex, que en las últimas horas se disipó en las montañas del centro de México, dejó al menos siete muertos en el norteño estado mexicano de Nuevo León, además de cuantiosos daños, colonias inundadas y carreteras cerradas por los efectos de la lluvia.
Alex golpeó el miércoles al estado de Tamaulipas, Golfo de México, como huracán de categoría dos y luego se disipó.
El fenómeno meteorológico se disipa sobre el estado de Zacatecas y traerá lluvias. Además, durante la madrugada se desgajó parte del cerro de Las Mitras, lo que provocó que decenas de casas quedaran inundadas y dañadas con piedras y lodo a la altura de la colonia Cumbres.