Israel dice que “no tiene que pedir perdón por defenderse”

El vicecanciller, Danny Ayalon, insistió en que el accionar de los militares al atacar el barco con ayuda para Gaza fue en respuesta a la agresión recibida. Y el jefe del Ejército dijo que la actuación de los soldados, que mataron a 9 personas, fue “espléndida”.

// <![CDATA[
$("#nav-sociedad_multimedia").tabs_cases({ selected: 0 });

jQuery(".bb-launch-modal").click(function () {
var url = jQuery(this).attr("href");
BBT.modal("“, {closeText: ‘Cerrar’, dialogClass: ‘ui-dialog-clarin-image’, width: 750, height: 563});
return false;
});
// ]]>

Pese a la condena y el repudio internacional por el violento ataque de ayer a un barco con ayuda para Gaza en el que murieron 9 personas, el gobierno israelí volvió a defender su actuación y aseguró hoy que “no tiene que pedir perdón por defenderse”.

El encargado de volver a justificar el accionar israelí fue el vicecanciller, Danny Ayalon, quien explicó que la violenta agresión al barco turco Mavi Marmara fue la respuesta a los ataques recibidos al abordar el barco. “Por favor, díganme qué tipo de activistas por la paz llevan cuchillos y barras de metal y tratan de matar”, preguntó.

Con esa afirmación, el vicecanciller no hace más que reafirmar las explicaciones brindadas ayer por su gobierno cuando difundió imágenes filmadas en el lugar en las que se veía a los soldados bajando con sogas desde el helicóptero directamente a las manos de decenas de pasajeros que los golpearon con hierros, sillas, destornilladores y cuchillos, e incluso arrojaron a un soldado al puente inferior. En esa situación –según testimonios de los comandos marítimos al canal 10 de la TV israelí– los soldados percibieron peligro de muerte y dispararon sus pistolas, hiriendo y matando a varios de los pasajeros

En tanto, el jefe del Ejército de Israel, Gabi Ashkenazi, visitó hoy a los soldados israelíes hospitalizados en la ciudad de Haifa, al norte del país, y dijo que fue “espléndida” su actuación. “Los enviamos a una misión y ustedes operaban espléndidamente”, dijo Ashkenazi a los soldados.

La misión de la llamada “flotilla de la paz”, compuesta por seis barcos con voluntarios y militantes propalestinos que llevaban ayuda humanitaria a Gaza, era  romper el bloqueo israelí sobre ese territorio.

La decisión de evitar el paso de las embarcaciones, la técnica de abordaje en aguas internacionales adoptada para realizarlo y sus resultados en víctimas humanas fueron fuertemente criticados por la comunidad internacional.