Demandan al Papa en EU por encubrir a cura pederasta

El papa Benedicto XVI y otros jerarcas del Vaticano fueron acusados en una corte federal de Estados Unidos por no tomar medidas para proteger a los niños que estaban cerca del sacerdote Lawrence Murphy, maestro de una escuela de infantes sordos y quien supuestamente abusó de varios de ellos. El demandante, un hombre de Illinois, dijo que sufrió abusos reiterados por parte del sacerdote de Wisconsin cuando estudiaba en la escuela para niños sordos St. John, en las cercanías de Milwaukee. De acuerdo con información publicada por The Associated Press (AP), la demanda señala que los abusos se sucedieron a lo largo de varios años y que en algunos casos Murphy pidió sexo en el confesionario. Asimismo, solicita la entrega de archivos confidenciales del Vaticano con denuncias de abusos por parte de clérigos y una indemnización monetaria de monto no especificado, pero también que se realice un juicio con jurado. Murphy, quien fue maestro en la escuela de 1950 a 1974 y murió en 1998, está acusado de abusos a unos 200 varones en la escuela durante ese período. Su caso volvió a ser noticia al conocerse documentos según los cuales una oficina del Vaticano, dirigida por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, no aplicó medidas disciplinarias al cura. De acuerdo con el demandante, él mismo escribió dos cartas al cardenal Angelo Sodano en la Santa Sede, en las que denunció los abusos de Murphy y pidió ayuda. Sodano, Ratzinger y el cardenal Tarcisio Bertone, según el acusador, conocían las denuncias contra Murphy y se asociaron para mantenerlas en secreto. Esatas acusaciones, dice la demanda, se basan en “información y creencia”, pero no presenta pruebas. “Ratzinger y Bertone sabían que su inacción y demora causarían perjuicios al demandante y a otros estudiantes sordos”, se lee en el documento del demandante, el cual insinúa que la Santa Sede no sancionó a Murphy porque era un hábil recaudador de fondos. Los acusados en la demanda son: Ratzinger, Bertone, Sodano y la Santa Sede. Bertone era el principal colaborador de Ratzinger en la época investigada y ahora es secretario de Estado, el segundo puesto en la jerarquía vaticana.

BIEN!! BIEN!!! CAE VATICANO!!