Ora Benedicto XVI por víctimas de terremoto en China

El Papa indica que el sismo ha causado “numerosas pérdidas en vidas humanas, heridos y muchos daños” Al menos 400 muertos deja el movimiento telúrico de 7.1 grados Richter El Financiero en línea Ciudad del Vaticano, 14 de abril.- El Papa Benedicto XVI dijo hoy que reza por las víctimas del terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter que golpeó este día la provincia occidental de Qinghai, en China, dejando hasta ahora unos 400 muertos. Al finalizar la audiencia general que presidió ante unas 16 mil personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice señaló que el sismo ha causado “numerosas pérdidas en vidas humanas, heridos y muchos daños”. “Rezo por las víctimas y estoy espiritualmente cercano a las personas afectadas por esta calamidad tan grave. Imploro de Dios para ellas alivio en el sufrimiento y ánimo ante estas adversidades. Espero que no falte la solidaridad común”, sostuvo. Durante la catequesis que impartió a los presentes el obispo de Roma reflexionó sobre los deberes de los sacerdotes católico, figura cuestionada en las últimas semanas a causa de los numerosos casos de curas pederastas publicados por la prensa internacional. De acuerdo a Benedicto XVI las responsabilidades del sacerdote son “enseñar, santificar y gobernar” porque él actúa en representación de Jesús, que “nunca está ausente en la Iglesia”. El presbítero “nunca actúa en nombre de un ausente, sino en la persona de Cristo resucitado” y “las tres tareas de enseñar, santificar y gobernar son una especificación clara de esa representación efectiva”, indicó. El pontífice llamó a los curas a no propagar sus ideas sino, más bien, ser “boca y corazón de Cristo” aunque termine siendo “una voz que clama en el desierto”. “En esto consiste su fuerza profética: la de no homologarse ni ser homologable a cualquier cultura o mentalidad dominante, sino la de mostrar la única novedad capaz de renovar profunda y auténticamente al ser humano, es decir el Dios cercano, el Dios que obra en y por la vida del mundo”, apuntó.

Internacional – Miércoles 14 de abril (09:45 hrs.)

El Papa indica que el sismo ha causado “numerosas pérdidas en vidas humanas, heridos y muchos daños”

Al menos 400 muertos deja el movimiento telúrico de 7.1 grados Richter

El Financiero en línea

Ciudad del Vaticano, 14 de abril.- El Papa Benedicto XVI dijo hoy que reza por las víctimas del terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter que golpeó este día la provincia occidental de Qinghai, en China, dejando hasta ahora unos 400 muertos.

Al finalizar la audiencia general que presidió ante unas 16 mil personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice señaló que el sismo ha causado “numerosas pérdidas en vidas humanas, heridos y muchos daños”.

“Rezo por las víctimas y estoy espiritualmente cercano a las personas afectadas por esta calamidad tan grave. Imploro de Dios para ellas alivio en el sufrimiento y ánimo ante estas adversidades. Espero que no falte la solidaridad común”, sostuvo.

Durante la catequesis que impartió a los presentes el obispo de Roma reflexionó sobre los deberes de los sacerdotes católico, figura cuestionada en las últimas semanas a causa de los numerosos casos de curas pederastas publicados por la prensa internacional.

De acuerdo a Benedicto XVI las responsabilidades del sacerdote son “enseñar, santificar y gobernar” porque él actúa en representación de Jesús, que “nunca está ausente en la Iglesia”.

El presbítero “nunca actúa en nombre de un ausente, sino en la persona de Cristo resucitado” y “las tres tareas de enseñar, santificar y gobernar son una especificación clara de esa representación efectiva”, indicó.

El pontífice llamó a los curas a no propagar sus ideas sino, más bien, ser “boca y corazón de Cristo” aunque termine siendo “una voz que clama en el desierto”.

“En esto consiste su fuerza profética: la de no homologarse ni ser homologable a cualquier cultura o mentalidad dominante, sino la de mostrar la única novedad capaz de renovar profunda y auténticamente al ser humano, es decir el Dios cercano, el Dios que obra en y por la vida del mundo”, apuntó.