El arzobispo de Mechelen-Bruselas, Andre-Joseph Leonard, máxima autoridad de la Iglesia católica en Bélgica

Casi 300 demandas de curas pedófilos sin atender en Bélgica

BRUSELAS — Más de 300 demandas por presunta pedofilia por parte de sacerdotes fueron presentadas a los obispos belgas, pero únicamente 15 fueron investigadas hasta el final y los culpables nunca fueron sancionados, acusó este lunes un religioso, que ha asistido a numerosas víctimas.

“Entre 1992 y 1998, presentamos más de 300 demandas de víctimas de abusos cometidos por sacerdotes, pero sólo 15 acabaron con la confesión” de los culpables, explicó a la prensa flamenca el padre Rick Devillé, fundador del grupo Derechos humanos en la Iglesia.

“Nunca hubo sanciones”, lamentó el religioso, deplorando la falta de apoyo de la jerarquía católica belga. La mayoría de demandas fueron desechadas por “prescripción” e incluso algunas víctimas fueron acusadas de difamación, afirmó el padre Devillé.

El portavoz de la Conferencia de Obispos Católicos de Bélgica, Eric De Beukelaer, propuso por su parte la creación de una comisión de investigación sobre la forma en que la Iglesia del reino ha tratado los casos de pedofilia.

Una ola de escándalos sobre curas pedófilos ha conmocionado a los católicos de Europa y Estados Unidos y hasta la más alta jerarquía de la Iglesia católica ha sido acusada de haberlos encubiertos durante décadas.

El Vaticano publicó este lunes las “líneas directrices” de sus medidas adoptadas contra ese fenómeno, que estipulan esencialmente que los abusos sexuales siempre serán denunciados ante la justicia.