El Dios real es quien no crea conflicto alguno, es un Dios que vive y deja vivir, que hace y deja hacer, que sueña y deja soñar.

Este Dios del que hablamos tampoco se considera superior a nadie y, en todo caso, da la oportunidad de poder llegar a ser igual que él sin necesidad de acudir a ningún recinto a rezarle a algun santa/objeto/estatua.

Este altísimo al que nos referimos también se equivoca y aprende de otros para evolucionar moral y espiritualmente. En definitiva, él somos nosotros y nosotros somos él. Dios es AMOR y es mas simple que cualquier cosa que desees entender.